miércoles, 12 de marzo de 2014

Psicólog@s, psicoterapeutas, y otros "chamanes"

"Se mide la competencia de los curanderos y chamanes por la intensidad de sus propias heridas personales" 
(Goldberg, 1986). 

Se cree que sus dolores privilegiados  les otorgan mayor comprensión y percepción de las aflicciones ajenas, mientras que la supervivencia o la victoria sobre sus males les otorga un gran poder y autoridad sobre los de los demás. 

Según Bugental (1964), en todas las épocas los seres humanos han acudido a los chamanes en busca de ayuda en el conflicto con los aspectos desconocidos de la vida. Invariablemente acuden a personas investidas de una visión y fuerza mental sobrenatural. 

Según cuenta James D. Guy en su libro "La vida personal del psicoterapeuta", se considera que estos individuos desempeñan un papel que es alternativamente bendecido y maldito, pero por encima de todo, necesario. 

"Se considera a menudo que el psicoterapeuta es el último descendiente de un largo linaje de curanderos,que podemos rastrear hasta tiempos prehistóricos(Bugental, 1964)." 
James D. Guy (1987) 

Las reflexiones anteriores forman parte del  libro de James D. Guy "La vida personal del psicoterapeuta". Como el mismo dice, el propósito de su libro es el de examinar en profundidad los múltiples factores que contribuyen al peso que ejerce la práctica psicoterapéutica sobre la vida personal del psicoterapeuta. 

La escucha activa desde el corazón..., la escucha empática amorosa que permite que se revele lo que está oculto, que permite devolver la luz donde se hizo la sombra, que permite reconocer y expresar nuestro potencial de amor, de inteligencia y energía, y estar cada vez más presentes y más plenos. 

La profesión de psicoterapeuta no está aún del todo bien entendida ni reconocida en nuestro país. Acompañar a otra persona en el difícil camino de sanar sus heridas emocionales y/o de superar sus crisis vitales es una tarea difícil y de gran responsabilidad. 

Además de la formación académica adecuada, exige al profesional una continua labor de revisión y reciclaje interno para poder limpiar sus propias "telarañas internas". 

Tal y como dice el psicólogo Fidel Delgado, cuidamos según somos. 

Aquí os dejo un documento que muestra "lo que a veces está oculto", referido en este caso a la tarea del psicoterapeuta, y el impacto de sus propias emociones y vivencias.  





   

No hay comentarios:

Publicar un comentario